Casa de Niños

Desde la metodología Montessori se reconoce que el ser humano adquiere distintas estructuras a lo largo de su vida y como consecuencia, tiene distintas maneras de aprender dependiendo del periodo en el que se encuentre. 

De 3 a 6 años se aprende a través de los sentidos, desde la manipulación y la experimentación directa con su entorno. Por ello, María Montessori creó una serie de materiales sensoriales que, presentados en un ambiente preparado, permiten al niño/a crear sus propios aprendizajes. 

Tienen acceso a todos los materiales y pueden moverse por el ambiente con libertad y respeto para decidir qué trabajo realizar. A su vez, pueden repetir sus actividades tantas veces como lo necesiten ya que cuando un niño/a desea repetir una acción es porque se está desarrollando un aprendizaje o capacidad nueva en su ser. 

Se dispone un ambiente preparado en el que se tiene en cuenta cada detalle para que los niños/as se puedan sentir cómodos, seguros, centrados, con confianza para tomar decisiones y felices. 

Áreas de aprendizaje

En la pedagogía Montessori, el objetivo de distribuir el aprendizaje en distintas áreas es brindar a los niños una educación integral y equilibrada que abarque diferentes aspectos de su desarrollo. María Montessori identificó varias áreas clave de aprendizaje que son fundamentales para el crecimiento holístico de los niños. Estas áreas incluyen:

  1. Vida práctica: Esta área se centra en desarrollar habilidades prácticas y de autonomía en los niños. A través de actividades cotidianas, como cuidado personal, manejo de utensilios y cuidado del entorno, los niños aprenden destrezas que les permiten ser independientes y autónomos.
  2. Sensorial: La exploración y el desarrollo de los sentidos son fundamentales en el enfoque Montessori. Los materiales sensoriales diseñados específicamente despiertan la curiosidad y permiten a los niños desarrollar su percepción sensorial, discriminación y refinamiento de los sentidos.
  3. Lenguaje: La adquisición del lenguaje es una parte esencial del desarrollo de los niños. La pedagogía Montessori fomenta el desarrollo del lenguaje a través de actividades orales, auditivas y de escritura. Se utilizan materiales y técnicas específicas para ayudar a los niños a aprender letras, sonidos, vocabulario y gramática de forma progresiva y natural.
  4. Matemáticas: El aprendizaje de las matemáticas en la pedagogía Montessori se basa en el uso de materiales manipulativos que permiten a los niños comprender conceptos abstractos de manera concreta. Los niños exploran y experimentan con números, operaciones y conceptos matemáticos fundamentales.

Al abordar diferentes aspectos del desarrollo, los niños tienen la oportunidad de explorar, descubrir y construir conocimiento de manera significativa y personalizada. Esto les permite desarrollar habilidades cognitivas, sociales, emocionales y físicas de manera armoniosa y holística.