Quién es María Montessori

Maria Montessori fue una destacada médica y educadora italiana nacida en 1870. Su enfoque revolucionario en la educación temprana se basó en su experiencia y observación de los niños en los hospitales y en las aulas. En 1907, fundó la primera Casa dei Bambini (Casa de los Niños) en Roma, donde aplicó por primera vez su método educativo conocido como pedagogía Montessori. A través de su metodología, Maria Montessori buscaba promover la autonomía, la independencia y el desarrollo integral de los niños, reconociendo su potencial innato para aprender y crecer. Su trabajo atrajo la atención y el reconocimiento internacional, y se convirtió en una de las voces más influyentes en el campo de la educación. A lo largo de su vida, Maria Montessori dedicó su trabajo a la creación de un enfoque educativo que respetara la individualidad de cada niño y sentara las bases para una educación más humanizada y centrada en el desarrollo del potencial humano.

Educación holística e integral

Montessori es más que un método de enseñanza; es una filosofía social basada en el respeto a la vida y una profunda consideración por las potencialidades humanas. Es una llamada a las más elevadas virtudes humanas, como el amor, el cariño, la generosidad, la responsabilidad por nuestras propias acciones, el perdón, la compasión, y la apertura de uno a otro. Nos dirige a compartir, en vez de acumular, hacia la cooperación, en vez de la competencia y hacia la paz en vez de la violencia.

Si la educación reconoce el valor inherente de la personalidad del niño y proporciona un ambiente adecuado al desarrollo espiritual, se nos revela un niño totalmente nuevo, cuyas características sorprendentes con el tiempo pueden contribuir al mejoramiento del mundo.

Uno puede ser muy hábil en sus estudios, en su trabajo, puede ser capaz de argumentar con mucho ingenio y raciocinio, pero eso no es inteligencia. La inteligencia va junto con el amor y la compasión; y uno como individuo separado, no puede dar con esa inteligencia.

J. Krishnamurti

Conceptos clave de la pedagogía

Cada uno de los siguientes conceptos contribuye a crear un enfoque educativo único y centrado en el niño, que busca promover su desarrollo integral y fomentar su amor por el aprendizaje.

  1. Desarrollo integral: La pedagogía Montessori busca promover el desarrollo integral de cada niño, atendiendo a sus necesidades físicas, emocionales, sociales y cognitivas. Se centra en el crecimiento equilibrado de todas las facetas de la persona.
  2. Entorno preparado: Se crea un entorno de aprendizaje cuidadosamente preparado, donde los materiales y actividades son accesibles y adecuados para el desarrollo de los niños. El ambiente es organizado, ordenado y estimulante, fomentando la independencia y la autodisciplina.
  3. Autonomía y libertad responsable: La pedagogía Montessori enfatiza la autonomía del niño, permitiéndole elegir sus actividades de aprendizaje y trabajar a su propio ritmo. Los niños asumen la responsabilidad de sus acciones y aprenden a tomar decisiones informadas.
  4. Materiales Montessori: Se utilizan materiales didácticos especialmente diseñados para ser manipulados por los niños. Estos materiales sensoriales y educativos fomentan el descubrimiento y la comprensión a través de la experimentación práctica. Cada material tiene un propósito específico y se introduce de manera secuencial.
  5. Educador como guía: El papel del educador en la pedagogía Montessori es el de un guía o facilitador. Observa y entiende las necesidades individuales de cada niño, brinda apoyo cuando sea necesario y fomenta el desarrollo de habilidades autónomas. El educador crea un ambiente seguro y respetuoso que permite a los niños explorar y aprender de manera independiente.
  6. Aprendizaje activo y sensorial: Los niños aprenden a través de la experiencia directa y el contacto físico con el entorno. La pedagogía Montessori promueve un aprendizaje activo y sensorial, donde los niños utilizan todos sus sentidos para explorar y comprender conceptos abstractos.
  7. Educación a largo plazo: La pedagogía Montessori no se limita a la primera infancia, sino que se adapta a medida que los niños crecen. Se extiende hasta la adolescencia, abordando las necesidades cambiantes de los estudiantes en cada etapa de desarrollo.

Los cuatro planos de desarrollo

«El niño no se desarrolla de una manera uniforme dí­a a d­ía al mismo ritmo. En el crecimiento hay crisis parecidas a la metamorfosis de los insectos.»

Mar­ía Montessori fue pionera en realizar una propuesta pedagógica para cada etapa de desarrollo, basándose en la observación de la naturaleza del niño y definiendo 4 etapas:

  1. Plano rojo de la Infancia (de 0 a 6 años): de 0 a 3 su herramienta principal la mente absorbente inconsciente, y de 3 a 6 la mente absorbente consciente. En este periodo se forma la personalidad, y son muy importantes el desarrollo del movimiento, el uso de la mano, la realidad y la adquisición y enriquecimiento del lenguaje.
  2. Plano azul de la Niñez (de 6 a 12 años). Es un periodo tranquilo de crecimiento uniforme, en el que el plano abstracto de la mente humana se organiza, hay una necesidad por explorar la moralidad y una constante hambruna de cultura. Son herramientas clave el razonamiento, imaginación, conciencia moral y significado de justicia, necesidad de congruencia y consistencia por parte del adulto, sed de conocimientos sobre el mundo y el universo y la afirmación de la personalidad individual.
  3. Plano rojo de la Adolescencia (de 12 a 18 años). Debido a la pubertad, se originan grandes transformaciones físicas, psicológicas y de relación con la familia y la sociedad. Es un momento muy delicado, pues es cuando el hombre social es creado pero no ha alcanzado todavía su pleno desarrollo. 
  4. Plano azul de la Madurez (de 18 a 24 años). Se completa el desarrollo físico y de la personalidad social tomando gran relevancia el auto-conocimiento y autorrealización. Se adquiere la fuerza espiritual e independencia necesarias para encontrar y llevar a cabo su misión personal en la vida. 

Los cuatro planos del desarrollo se distinguen tanto física, como mental y socialmente. Son universales, aunque se pueden ver afectados por los obstáculos o las facilitaciones que se le presenten. Cada etapa es base y fundamento de la que sigue, y si no está satisfecha se seguirá arrastrando para toda la vida. La preparación de las gu­ías para cada plano debe ser diferente.